Aceptar las decisiones de los demás

22 de Junio de 2012 | 7 Comentarios

Mi hermana ha aprobado el examen EIR y ha sacado plaza en Barcelona para realizar la residencia de matrona. Es algo que siempre había tenido en mente. Esta oportunidad no llega en buen momento porque desplazarse a Barcelona implica que deje su trabajo, una vacante con bastante estabilidad, para ganar menos dinero y además afrontar el pago de una hipoteca. En casa llevamos muchas noches sin dormir porque mis padres y yo tememos esa pérdida de estabilidad económica, ya que hacer la residencia no garantiza un trabajo. Si bien, mi hermana parece decidida y nosotros ya no nos oponemos. ¿Es normal que tengamos este miedo? ¿Cómo afrontarlo para que ella se sienta apoyada a pesar de que pensemos que económicamente es un error?

Responde: Esperanza López

El proceso de tomar decisiones es propio de cada persona, aunque como demuestra el profesor de la Universidad de Cambridge, Aldo Rustichini, el 90% de nuestras decisiones las tomamos de manera inconsciente. Esto no quiere decir que sean erróneas, sino que cada uno tiene grabado en su cerebro la información suficiente para tomar una decisión con los datos acumulados en su vida y experiencia.

También parece que la precisión de nuestras elecciones puede ser tan buena utilizando estrategias sencillas de razonamiento como si son más complejas. Esto refuerza la idea que transmitimos los psicólogos de que no es útil ni eficaz dar muchas vueltas a los pensamientos para decidir mejor o peor sobre un asunto. Seguro que tu hermana tiene razones de peso para elegir la opción de irse a Barcelona, lo que ocurre es que esas razones forman parte de su bagaje personal. Por eso es tan difícil, a veces, estar de acuerdo con las decisiones de los demás, porque los motivos se forman a través de la experiencia de cada persona, no se comparten necesariamente con las personas que amamos.

La mejor manera de apoyarla es admitiendo que ella tiene sus razones y que, aún en el caso de equivocarse, tiene derecho a cometer errores porque son parte del aprendizaje personal que necesitamos para madurar. Si fuera así y fuese un error ir a Barcelona, seguro que también le serviría de experiencia y tendría para ella otras ventajas que ahora vosotros no podéis ver ni predecir. Si la transmites el mensaje de que haga lo que haga la vais a seguir queriendo y apoyando igual, ella estará más fuerte y tranquila para dar el paso que necesita dar.

Entrada relacionada: Cómo tomar decisiones cuando el entorno se opone

Introducir comentario


*
*
*
(máximo 700 caracteres)

Validación

Para confirmar su petición, y por motivos de seguridad, haga click en el checkbox de seguridad de abajo



He leído y acepto los términos y condiciones de uso

Comentarios


Comentario de Claudia

22/07/2012

...Deberiamos utilizar más la empatia,cada persona tiene sus propias experiencias y hay que respetar sus desiciones,sus gustos,sus tiempos...ya que si no lo hacemos te lo recoradará siempre, por no permitirle hacer lo que deseaba, si se equivoca lo valorará, pero debe tropezar y caer para aprender y si sale bien, será una persona mucho más feliz y más plena...no deberiamos ser felices si las personas a las que queremos también lo son? y más si les hemos ayudado a ello!!.

22/07/2012


Comentario de mmaarr

05/07/2012

como saber si los hijos se equivocan en sus decisiones ?
Me preocupa bastante

05/07/2012


Comentario de vanessa

02/07/2012

Creo q ha hecho lo correcto....se está asegurando su futuro y tendrá luego más posibilidades d trabajo por tener la especialidad

02/07/2012