Deseo tener hijos y mi pareja no

9 de Septiembre de 2011 | 126 Comentarios

Tengo un problema de pareja difícil de solucionar. Tengo 36 años y llevo ocho años de relación con mi pareja y cinco viviendo juntos. Yo tengo claro que quiero tener hijos pero él no. Al principio de la relación él me dijo que en algún momento los querría tener y yo me aferré a eso. Pero a día de hoy sigue sin saber cuándo llegará ese día o si tan siquiera llegará. Es muy frustrante porque nos amamos, pero me planteo dejarle antes de que la relación se vuelva insoportable. No me veo capaz de renunciar a la maternidad, pero se me hace muy difícil renunciar a mi pareja, con la que he sido muy feliz.

Responde: Gabriel González

Es un tema peliagudo, ya que se trata de compaginar los proyectos personales con los de pareja, y esto suele pasar muy a menudo, por lo que no existe ninguna solución correcta sino la que cada uno decida tomar. Actualmente existe diferencias en las actitudes de las parejas a la hora de asumir la responsabilidad de la maternidad. Evidentemente el posicionamiento no es tan sólo cultural sino que existen actualmente diferencias a la hora de tener hijos, y estas diferencias vienen marcadas por las decisiones que se toman en pareja. Sin embargo, esto no es definitivo ya que también existen nuevas estructuras familiares (monoparental, adopciones, reestructuradas), que permiten que se ajusten los proyectos personales con los de familia. Aunque todo conlleva una decisión personal.

Evidentemente tu deseo sería poder continuar con tu pareja y poder formar una familia, pero para ello se necesita el acuerdo entre ambos. Una propuesta sería trasladarle tu actitud actual, aunque imagino que se lo habrás trasladado, pero se trata de recoger su opinión y tomar una decisión a partir de lo que habléis. Necesitáis un espacio donde podáis preparar la conversación y poder tener las cosas claras de una forma calmada y tranquila. Para ello, puedes preparar el momento de la conversación, preparar lo que deseas comunicar, con mensajes yo, de una forma asertiva, y recoger su opinión sin esperar nada a cambio. Utiliza las claves de la comunicación emocional que te facilite un contacto con los sentimientos para poder trasladarlos de una forma coherente. Al mismo tiempo te diría que a la hora de poder tener la conversación con tu pareja, anticipes lo que deseas escuchar. No se trata de esperar lo que te va a decir, sino que puedas imaginarte como te va a responder. Hazlo posible antes de que te suceda.


Introducir comentario


*
*
*
(máximo 700 caracteres)

Validación

Para confirmar su petición, y por motivos de seguridad, haga click en el checkbox de seguridad de abajo



He leído y acepto los términos y condiciones de uso

Comentarios


Comentario de Alegria

21/01/2016

Hace 6 meses yo deje a mi pareja porque el no quería tener hijos. El ya tenía 1 que me lo metió en casa. 17 años adolescente macarra. O sea, su hijo si y el mío no? Para mi era el hombre de mi vida. Pero tuve que tomar la decisión y le deje enamorada. Veremos a ver si la vida me pone delante otro hombre que me enamore y si que me quiera dar mi ilusión de ser madre. Tengo 39 años. Pero tener un hijo tiene que ser cosa de 2 y formar una familia unida. Un saludo y os deseo que cumpláis vuestros sueños, como yo también pretendo cumplirlos.

21/01/2016


Comentario de Soledad

12/09/2015

Este tema empezo ya 11 años y somo tantas la mujeres que hemos pasado por lo mismo.Yo he cumplido ya los 47 años ,llevo ya con mi paraja 16 años , él siempre tuvo claro que no quería tener hijos , yo siempre pense que lo haria cambiar y aunque no siempre pusimos medios , no vinieron ,siempre que le proponia tenerlos se negaba . Nunca he dejado de desear tener niños , he sentido una necesidad dolorosa , ahora con 47 años con casi la menopausia encima me arrepiento tanto , me pregunto porqué he seguido con esa persona , sera porque no nos va muy bien en la relacion ,que le guardo tanto rencor ,he renunciado a lo mas importate de mi vida por él ,me hace sentir tan mal . Aunque asumo que la culpa ha sido mia por haber aceptado esta relacion que me ha privado de algo que tanto he deseado y que me hace llorar porque ya no voy a poder ser madre . No quiero culparlo a él porque a fin y al cavo yo lo acepte , pero en mi interios esa espinita se interpone entre él y yo . Me duele mucho no haber tenido hijos , nada , nada me lo va a compesar . Ojala que alguien que lea esto considere muy enserio si a la larga le va a compesar , renunciar a ser madre por alguien ...

12/09/2015


Comentario de AF

28/08/2015

Gracias por la generosidad de compartir vuestras vivencias y sentimientos, antes de este foro no había conseguido encontrar situaciones y sentimientos tan cercanos a los que estoy viviendo.
Hasta que no conocí a mi actual pareja mi vida sentimental fue un vía crucis de despropósitos, así que conocerle con 35 fue el regalo más maravilloso: el compañero cariñoso, divertido, fiel, alegre, positivo, guapo, incondicional con el que no me atrevía ni a fantasear. Desde el principio me explicó que acababa de separarse y tenía una hijita de pocos años a la que adoraba. Perfecto, me dije (y ahora me parto la caja de pensarlo), si ya tiene una hija no me pedirá tener otro. Y estaba en lo cierto, con lo que no contaba era en que yo, la eterna soltera con pánico al compromiso, a perder mi espacio, mi libertad y a quedarme embarazada cambiaría de opinión: al mes de empezar la relación le pedí que se viniese a vivir conmigo, y al año y medio, enamorada hasta las trancas, dentro de una dinámica familiar con su hija y viéndole hecho un padrazo amoroso y volcado, me descubrí con un deseo tremendo de ser madre con él.
Pasamos por diferentes fases: es muy pronto, bueno-ya veremos, me da miedo, venga va-adelante y finalmente, no quiero volver a pasar por esto-no me hace ilusión-tengo miedo, pero que si yo lo tengo clarísimo, es sin duda alguna el sueño de mi vida, y por no cumplir ese sueño voy a romper con él, entonces dijo que se arremangaría y adelante, pero con un desánimo y un tono de sacrificio que me sentó como un insulto.
Escucho a mi pareja hablar de la felicidad total que siente cuando piensa en sus amigos que ahora se casan y tendrán hijos y en los años durísimos que tienen por delante y por los que él no va a pasar nunca más y se me abren las carnes. Ya está todo dicho, ¿verdad?
Para mí ha sido una montaña rusa pasarme la vida evitando por todos los medios quedarme en estado, después descubrirme con ese tremendamente tierno deseo de tener un hijito (estuvimos incluso meses intentándolo y cada mes pensaba que estaba en estado y lo recuerdo como un periodo pletórico para mí), justo antes de entender que no voy a tenerlo porque mi pareja no lo desea y yo me niego a forzar nada.
De acuerdo, la mente es poderosa, rebobinemos: en frío veo que jamás he tenido instinto maternal, nunca he deseado hacerles carantoñas a los bebés ajenos, me da miedo que sea un embarazo de riesgo y el niño pudiese venir enfermo, que la relación se vaya al garete, me da pánico la responsabilidad vitalicia, vale, hasta aquí muy bien, la teoría está clara, pero maldita sea, no me quedo tranquila, me siento vacía, veo mi vida estéril (cuánto me jode, la vida está llena de cosas, no puede ser que por no tener descendencia ahora me parezca que mi vida es sólo ir a trabajar y poco más, pero lo veo así), me duele profundamente negarme a mí misma el tener mi hijito, disfrutar el milagro de la vida, tener mi propia familia, darle un nieto a mis padres.
Si mi pareja no quisiera un hijo conmigo pero no tuviese otro sería otro planteamiento: tendríamos libertad para cambiar nuestra residencia, tendríamos más vacaciones, podríamos viajar más, tener otro tipo de vivienda. De esta manera ni tengo vida familiar (propia) ni tengo vida de pareja sin hijos. Ni chicha ni limonada. Me cuesta encajarlo, estoy desconcertada y en tiempo de descuento con casi 39 años.

28/08/2015