Tricotilomanía agravada por la familia de mi marido

7 de Diciembre de 2016 |   0 Comentarios

Mi problema es con la familia de mi marido, tiene una empresa con su familia, y a pesar de trabajar con ellos él no aporta nada al matrimonio ya que no recibe nada por parte de ellos. Yo estoy en una situación inestable en mi trabajo y temo que me dejen parada pronto. Tengo un problema de tricotilomanía y creo que esta situación está agravando mi problema con la ansiedad y el estrés, tanto del trabajo como de las dos oposiciones que me estoy preparando. Y encima la situación de la familia de mi marido que, lo único que quieren es vernos divorciados. Ayudadme, gracias.

Una de las mayores dificultades del ser humano es aprender a separar, a desmenuzar los problemas para que podamos plantear un plan de acción y establecer las prioridades de los mismos. En nuestra vida, en ocasiones, intentamos actuar sobre los otros sin ser conscientes de que dónde podemos realizar cambios significativos es en nosotros mismos y para nosotros mismos. Frecuentemente, cuando uno mismo cambia, el entorno cambia con él; por eso, creo que es necesario centrarte en ti, en tu cuidado y en tu salud. 

El DSM es el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales; la Tricotilomanía estaba clasificada en el grupo de trastornos del control de los impulsos no clasificados en otros apartados; una especie de “cajón desastre” en el que incluían también la piromanía y la cleptomanía –entre otros-. En el DSM V, la tricotilomanía -arrancamiento del propio pelo de forma recurrente- ha sido incorporada en el grupo de los trastornos obsesivos lo que ha supuesto un importante cambio con respecto al manual precedente. Se han documentado toda una serie de elementos que justifican la mayor cercanía de este trastorno al espectro obsesivo que al impulsivo: se encuentra más cercana a la compulsión el alivio de tensión al arrancarse el pelo que al impulso, este aportaría más placer que alivio de tensión. La mayor parte de las personas con tricotilomanía pueden presentar otras conductas repetitivas centradas en el cuerpo: pellizcarse la piel, morderse los labios...

Como nos comentas, la tensión que estás sufriendo te está agravando la necesidad de soltarla, y la estás liberando, erróneamente, contra ti. Para hacer frente –más adelante- al conflicto familiar, es importante que re-enfoques la situación que estás viviendo. Empieza por ti misma, responsabilízate de tu autocuidado y de aprender herramientas que te ayuden a liberar el estrés y la ansiedad que ahora mismo sientes: técnicas de respiración, de mindfulness, yoga u otra actividad física que te haga desconectar. Te recomendaría acudir a terapia psicológica, ya que el problema fundamental que detecto es que no estás siendo consciente de tus logros, de tu esfuerzo, al contrario, te atacas a ti misma y te autocastigas por algo que ni siquiera depende de ti. No te creas lo que otros quieren hacerte creer y no asumas los problemas de los demás. Seguro que pronto aprendes a separar, a distanciarte y a creer en ti.


Introducir comentario


*
*
*
(máximo 700 caracteres)

Validación

Para confirmar su petición, y por motivos de seguridad, haga click en el checkbox de seguridad de abajo



He leído y acepto los términos y condiciones de uso