Violación y amnesia

7 de Diciembre de 2016 |   0 Comentarios

Me divorcié y empecé una relación con mi mejor amigo de toda la vida que está casado. Le dejé después de dos años excelentes porque no se consolidaba pero seguimos acostándonos y con relaciones sociales comunes. Después de dejarle, una noche muy ebrio me violó; pasados dos días me olvidé del asunto y seguimos con cama unos años más que fueron un infierno afectivo y en los que nunca se habló de ese hecho aislado. Pasados cinco años de la violación y uno y medio desde que cortamos cualquier comunicación (dos de ellos en terapia por depresión -ya pasada- en los que mi mente omitió la violación), me acordé bruscamente de aquella noche. A partir de entonces, no tengo ningún interés con intimar con nadie ni tener relaciones sexuales. Si mi mejor amigo me hizo eso, ¿cómo confiar en alguien? En un mundo de amistades comunes, cuando me he decidido a contarlo, nadie parece creerme o le restan importancia porque seguí teniendo relaciones con él. Mi vida era un antes y un después de esa relación. Todos los días me pregunto ¿cómo fue capaz? Sigo la vida como si no hubiera pasado, pero no pasa un día sin que me acuerde. Intento entender por qué no fui capaz de eliminar un elemento tan peligroso para mi estado afectivo después de una violación. Siempre he sido muy fuerte y tenido claro lo que es una agresión sexual o violación pero esto me ha superado. ¿Cómo fui capaz de olvidarme de ese hecho durante tanto tiempo?

En primer lugar; es importante que entiendas que lo que nos cuentas encaja perfectamente dentro de un cuadro sintomatológico de trastorno de estrés postraumático. El TEPT aparece cuando la persona ha estado expuesta a un acontecimiento traumático en el que ha existido o presenciado una amenaza para su integridad o la de los demás. Aunque no es lo más habitual, en ocasiones, como te ha pasado a ti, el recuerdo traumático “se borra” y no aparece hasta tiempo después pudiendo pasar años. Un ejemplo de esto son los casos de personas que en su edad adulta de pronto recuerdan que sufrieron abuso sexual en la infancia. La disociación en el TEPT es un mecanismo de defensa de nuestra mente para evitarnos el sufrimiento; puede producirse una amnesia disociativa y puede parecer que el suceso nunca ocurrió. En realidad el recuerdo sigue ahí pero ha sido retirado de la conciencia como protección frente al dolor y la ansiedad.

Ahora están surgiendo los síntomas del TEPT: recuerdos frecuentes o flashbacks o desinterés por las relaciones sociales y sexuales en tu caso. Es muy importante que acudas a un psicólogo que te ayude a trabajar todo esto ya que no hay remisión sin tratamiento cuando el trastorno se cronifica. Hay diferentes tipos de terapia como la terapia de procesamiento cognitivo o la terapia de reprocesamiento y desensibilización por medio de movimientos oculares que te ayudarán a manejar todo esto y lo que pueda ir surgiendo.

Es normal que te hagas todas esas preguntas pero es importante que entiendas que lo que te sucedió y que tu mente lo omitiese por un tiempo no es motivo para sentirte culpable; como hemos comentado, son mecanismos que nuestra mente utiliza para poder seguir adelante después de un hecho doloroso. No podemos hacer como si ese hecho no hubiese existido pero sí trabajar para vivir con ello de la mejor manera posible.


Introducir comentario


*
*
*
(máximo 700 caracteres)

Validación

Para confirmar su petición, y por motivos de seguridad, haga click en el checkbox de seguridad de abajo



He leído y acepto los términos y condiciones de uso